CONCEPTOS BÁSICOS DE AISLAMIENTO EN CONSTRUCCIÓN

A pesar de que la mayor parte de consultas que recibimos en el Departamento de Soporte de GEOPANNEL vienen de profesionales que conocen perfectamente la materia, también son recurrentes preguntas de clientes particulares, no familiarizados con determinados aspectos técnicos, básicos a la hora de seleccionar el mejor aislamiento.
Por eso mismo, recogemos a continuación un resumen de los conceptos más básicos que debemos conocer para elegir nuestro aislamiento, o poder comparar distintas tecnologías:

  • Conductividad térmica: también conocida por lambda (ʎ) es la capacidad de un material para transmitir el calor. Se mide en W/mK (vatios por metro Kelvin). Cuanto menor sea la conductividad térmica de un material, mejor será su capacidad aislante; este es un aspecto muy importante, en ocasiones motivo de errores. En GEOPANNEL disponemos de materiales desde 0,031 W/mK – 0,037 W/mK.

  • Resistencia térmica: abreviada por sus iniciales RT, es la capacidad de un material para resistir al paso del calor. Se mide en m²K/W (metros cuadrados Kelvin por vatio). Dentro de una misma familia de materiales, varía con el espesor (la conductividad térmica no varía en función del espesor). Para cada material, se calcula dividiendo el espesor del aislamiento (en metros), por la conductividad térmica (W/mK). Cuanto mayor sea la resistencia térmica de un material, mejor será su capacidad aislante, siendo directamente proporcional a su espesor, es decir, doble de espesor, doble resistencia térmica.

  • Transmitancia térmica: conocida también por U, es la cantidad de calor que atraviesa un material por unidad de superficie y tiempo, en función de la diferencia de temperatura entre sus caras. Se mide en W/m²K (vatios por metro cuadrado Kelvin). Se calcula por la inversa de la resistencia térmica. Cuanto menor sea la transmitancia térmica de un elemento constructivo, mejor será su aislamiento térmico.

  • Absorción acústica: Es la capacidad de un material para absorber las ondas sonoras. Se mide en coeficiente de absorción acústica (α). Cuanto mayor sea el coeficiente de absorción acústica de un material, mejor será su capacidad para absorber el sonido, variando desde 0 (nula capacidad de absorción acústica), hasta 1 (máxima capacidad de absorción acústica para una frecuencia determinada). Este dato es adimensional, es decir, que no hay que acompañarlo de unidades. Es muy común encontrarse con un resultado ponderado, para simplificar la interpretación de los resultados, aunque lo verdaderamente importante es analizar los datos por frecuencias; también es fundamental conocer las condiciones de ensayo para evitar malas interpretaciones de resultados. En este aspecto, es imprescindible diferenciar el concepto de “absorción acústica” del de “aislamiento acústico”.

  • Aislamiento acústico: en este caso, dejaremos de hablar de “materiales” para hablar de “sistemas” o “elementos constructivos”. El aislamiento acústico se mide en decibelios (dB), o decibelios A (dBA). Esta técnica se centra en impedir la transmisión del sonido a través de paredes, techos y suelos. Para evitar confusiones entre ambos conceptos, podemos concluir que el aislamiento acústico evita que el sonido entre o salga de un espacio, mientras que la absorción acústica controla el sonido dentro de un espacio, reduciendo la reverberación. Para una solución acústica completa, es importante considerar ambas estrategias.

  • Tiempo de reverberación: también muy empleada la terminología TR, se define como el tiempo que tarda el sonido en decaer una determinada escala (habitualmente 30 dB) en un espacio cerrado una vez que se ha dejado de emitir la fuente sonora. Se mide en segundos (s) y es un indicador importante de la calidad acústica de un espacio. El tiempo de reverberación óptimo depende del tipo de espacio y su uso. En general, se recomiendan los siguientes valores:
    Auditorios y salas de conciertos: 1,5 – 2,5 s
    Teatros y salas de conferencias: 0,6 – 1,0 s
    Restaurantes: 0,4 – 0,6 s
    Oficinas: 0,2 – 0,4 s
    Viviendas: 0,3 – 0,6 s

  • Acondicionamiento acústico: se trata de un conjunto de técnicas y procedimientos cuyo objetivo es controlar el sonido en un espacio cerrado, mejorando sus características acústicas. Se trata de una disciplina que abarca desde el aislamiento acústico, que busca impedir la transmisión del sonido a través de paredes, techos y suelos, hasta la absorción acústica, que reduce la reverberación dentro de un espacio. Es una técnica específica para reducir el ruido, mejorar la inteligibilidad, optimizar la calidad del sonido y mejorar la privacidad.

Compartir: